lunes, 30 de mayo de 2016

Novias embarazadas: qué ponerse

Sé lo difícil que puede ser elegir ropa y sentirse bella cuando una está embarazada. No puedo imaginarme lo que significa sumar ese stress a elegir vestido de novia.

Claro que si miramos el lado positivo, celebrar de manera conjunta dos eventos tan esenciales en la vida de una mujer, no puede ser más que maravilloso. Y para que no deje de serlo, les dejo aquí unos tips para ayudar a las novias que están atravesando esta situación tan particular. Y para que las asesoras y diseñadoras que deben acompañar a estas mujeres tengan herramientas clave para colaborar con ellas.

 
Everlasting Love Photography.

Mis consejos:

. Dejar en evidencia el embarazo. Quizá en otra época estaba mal visto que una mujer se casara embarazada. Estamos en el 2016. El embarazo es una bendición, sobretodo si llega al seno de una familia que está eligiendo celebrar el amor. Esconder el embarazo no es una opción. El vestido debe pensarse en función del estado de desarrollo del embarazo al momento de la boda.

. No dejemos de lado el estilo de la novia. No existe un estilo "mujer embarazada". Existe una mujer romántica embarazada, una mujer sexy embarazada, una mujer natural embarazada. No perdamos esto de vista para que la novia no pase a un segundo plano detrás de un embarazo.

 
Muy romántica y natural. Foto de Leah Hope Photography.


. El vestido a medida. Más que nunca, el vestido debe hacerse a medida. Y no a medida de la clienta solamente, sino a medida de los posibles cambios que esa novia vaya experimentando. Quien se ocupe de confeccionar el vestido debe estar dispuesta a realizar modificaciones de último momento. No queremos que la novia se sienta culpable a último momento porque su bebé está creciendo y le da "más trabajo" a la modista/diseñadora.

. Conservar la línea. Lo que más estiliza en un vestido, es que sea lo más uniforme posible de arriba  abajo. Y que haya la menor cantidad de cortes ópticos. Seguramente habrá uno debajo del busto, en donde comienza la pancita, ya sea que lo marquemos o no. Si queremos hacer un corte, con algún color o cambio de género o textura, hagámoslo en ese lugar, y no a primera cadera, por ejemplo, ni más abajo.


Parte de la colección para embarazadas de Tina Mak.
En el segundo caso, hay un corte en la falda, que no recomiendo. En el tercer caso, el corte que se da naturalmente, está acentuado por la faja.

. Entallar. Tu me dirás dónde. Debajo del busto es el lugar ideal, ya que es el sector más delgado que tiene una embarazada. Y entallar de por sí estiliza la figura. Mira la foto aquí debajo. Elsa Pataky no eligió el mejor lugar para entallar la silueta. Mirá qué diferencia en el vestido de Reese Witherspoon.



. Atención al busto. Cambia rotundamente a como está habitualmente. A algunas mujeres las favorece porque tienen poco busto, pero a otras no. Pero siempre es distinto a como estaba. Hay que prestar atención a un buen soutien incorporado al vestido. Y a no poner tirantes muy finos en el vestido si es busto se ve muy abundante.

Una opción de Pnina Tornei.
El escote en V muy profundo no me parece muy favorecedor en este caso.
Acentúa la forma del busto hacia abajo.
Sí me gusta el bordado que destaca esta zona alta del cuerpo y estiliza la figura.
 
. Ni todo suelto, ni todo apretado. Ajustar la silueta de la novia de pies a cabeza no suele ser lo más recomendable en el caso de las embarazadas. Hay algunos cuerpos ideales que admiten esta opción, pero no es el caso de la mayoría. La idea del vestido todo suelto tampoco es la ideal, porque nos hace perder la figura debajo del vestido. Te dejo dos fotos de Angelina para que compares (aunque a ella todo le queda perfecto, jeje).


. Cortes ideales. A esta altura, ya te habrás dado cuenta de que el mejor vestido es el de corte princesa, es decir, el que tiene un corte debajo del busto y cuya falda sale desde ese lugar. Que no abra demasiado, solo el lugar necesario para dar lugar a la pancita. Si abre demasiado acortará la figura.

 
Georgina Chapman en un corte princesa de lujo. Muy chic.


Pero también hay otras posibilidades, como un vestido que entalla la figura hasta casi la rodilla, como el que vemos a continuación. Es lo que llamamos un vestido trompeta. No lo recomiendo para mujeres con cola muy voluminosa porque ya de por sí la panza ocupa un gran espacio y cuando la novia se ve de costado, pareciera que la cola compite con la barriga en tamaño, en una lucha bastante poco estética.


Un vestido trompeta muy sutil, que mirado de frente parece casi evasé.
Foto: Callaway Gable
 
Si quieres ver más opciones en vestidos para novias embarazadas, mira mi galería de Pinterest, aquí
 
 
. Recursos y detalles. Es recomendable que el vestido evite recursos que puedan aportar mucho volumen (capas, volados, plisados) ya que no ayudarán a estilizar la figura (sobretodo en el caso de embarazos avanzados, o en mujeres con kilos de más o muy bajitas). Mejor apostar a detalles que no impliquen volumen: bordados o encajes, por ejemplo. En el caso de la foto que está justo aquí arriba, los volados y plisados están estratégicamente ubicados debajo, logrando que el vestido parezca prácticamente evasé.
 

 
Foto: Jenny Sun

 
. Accesorios, peinado y maquillaje. Son los reyes de la escena. Siempre que el vestido de novia demande simplicidad, hay que apostar por estos elementos, que ayudarán a realzar la belleza de la protagonista, le darán personalidad al look y definirán su estilo. Aquí no hay condicionamientos por el embarazo. La libertad es absoluta.  En cuanto al ramo, la altura a la que lo llevamos coincidirá casi con de la panza, con lo cual elegir uno muy grande no es la mejor opción.

. Calzado. Si de por sí, a toda novia le sugerimos que elija un calzado de muy buena calidad, ya que será garantía de comodidad y buen andar, más aún en estos casos. Depende de cuan avanzado sea el embarazo, no recomendamos ni tacos ni plataformas muy altas. Quizá una plataforma de altura media o tacos de altura media y anchos que ofrezcan un buen apoyo. No están de más unas ballerinas para cuando los pies necesitan un respiro. Hay que tener en cuenta que a muchas mujeres se le hinchan los pies, con lo cual, se deberá optar por un calzado más bien amplio que estrecho.

 
De Betsey Jhonson

Por último, además de las tradicionales fotos de boda, no hay que olvidarse de las relacionadas con la llegada del futuro hijo, en donde la panza es la estrella.

 

Disfrutar es la clave

Solo queda decir que si una novia suele tener altibajos emocionales camino al altar, una novia embarazada implica un torbellino de sentimientos adicionales.  La clave para avanzar sin angustias es disfrutar del proceso y recordar que, en definitiva, la novia se prepara para celebrar el amor de la pareja y, ni más ni menos, que el fruto más sublime de ese amor: un hijo.

¿Te sirvió esta nota? Cuentame en los comentarios.

¡Hasta la próxima!

Lic. Carolina Ryan
Directora

viernes, 20 de mayo de 2016

Damas de honor: ¿qué opinas?

No es una costumbre muy extendida en nuestro país, pero ya hemos visto varios casamientos locales en donde esta tradición se hizo presente.

En la edición de abril de la Revista Propuestas y Servicios para Casamientos hablo de este tema, que puede ser más que controversial porque se trata de una costumbre "importada". Y les dejo todas las variantes para aquellas novias que desean destacar a sus amigas de manera especial.

Les dejo el link para que puedan leer la nota completa: clic aquí

 
Les recuerdo que la edición de abril puede pedirse a domicilio sin cargo en este link.
 
 
¡Espero que les guste la nota!
 
Lic. Carolina Ryan
Directora

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails