miércoles, 24 de septiembre de 2014

Delegar: una clave para vender más

Ni mis lectoras ni yo somos mega corporaciones. Quizá no trabajemos solas y tengamos un equipo, pero principalmente, nuestras empresas somos nosotras.

¿A qué me refiero? Somos emprendedoras (sí, ya me convencí que mi público es mayormente femenino) y estamos a cargo de una mini empresa o emprendimiento personal. Hacemos de todo un poco y atendemos desde el teléfono hasta la clienta más importante.

En el mejor de los casos delegamos algunas tareas y tercerizamos algunos servicios. Pero muchas hemos hecho de todo, incluyendo las fotos de los productos, el diseño del logo, llevar nuestras redes sociales, redactar nuestras gacetillas de prensa.

Esto no es bueno ni malo, o mejor dicho, es ideal en el momento en que comenzamos porque nos demostramos a nosotras mismas nuestra capacidad de ser mujeres multitareas y de ser relativamente habilidosas en varios aspectos.

Pero en una segunda etapa, en donde comienzan a aparecer los clientes de forma más o menos constante, se convierte en un estorbo y nos impide crecer.

En primer lugar porque el tiempo el limitado. Y no podemos hacerlo "todo" Y como dice mi coach Diana Fontánez, si quieres crecer, "solo ocúpate de hacer lo que te da dinero". El resto hay que delegarlo.

Y en segundo lugar, porque así como a tus clientas les gusta que un profesional las peina y maquille, por ejemplo, tu deberías contar con profesionales del diseño gráfico, la fotografía y el marketing, entre otros, si quieres parecer profesional.

Porque ser y parecer, en los negocios, son igual de importantes. De nada sirve que seas una profesional de la alta costura, si tu logo, tu web y tus fotos son "caseras". Nadie va a creerte.

Si quieres ganar un millón de dólares, vístete como si los tuvieras. Y eso cuenta tanto para tu empresa como para tí.

No esperes a ser la profesional que quieres ser para lucir como tal. Tú y tu empresa deben lucir hoy como la profesional que quieres ser mañana. Es el único camino.

Muchas veces buscamos los secretos del éxito como si fueran tesoros escondidos en las islas más remotas. Delegar es un secreto a voces. Y está tan frente a nuestras narices que a veces no lo hacemos.

De este secreto y de mucho más hablaremos en mi próximo seminario online "Cómo venderle a una novia".  Puede tomarse desde cualquier parte del mundo y lo único que necesitas es una conexión a Internet, auriculares y micrófonos.

Se llevará a cabo el 30 de septiembre a las19 hs de Buenos Aires. Solo quedan cinco lugares, así que te sugiero que hagas clic aquí para saber más de este seminario.

Te espero, ¡voy a estar encantada de ayudarte!

Carolina Ryan
Directora

miércoles, 17 de septiembre de 2014

Por qué no vendemos


Cuando miramos el mercado de las novias y a nuestros competidores directos, muchas veces vemos que nuestro producto/servicio es similar (¡o incluso mejor!) pero que no vendemos tanto como ellos.

Y entonces nos preguntamos qué está pasando. Que si ellos tienen más renombre o son más conocidos. Que si hacen más publicidad que nosotros. Que si tienen más dinero para invertir y darse a conocer.

Y sí, esa puede ser una respuesta. Porque frente a dos productos o servicios iguales, si la novia no puede llegar al tuyo porque no te encuentra, pues claro, va a comprarle a otro.


Pero quiero hablar de otro caso. Frente a esta realidad, muchas veces nos esforzamos por mejorar nuestro producto/servicio pero por el mismo precio. Claro, la idea es que te elijan a ti porque ofreces más por la misma plata. O bajas los precios, con la misma intención.

Pero tampoco vendes lo que esperabas. Y estás peor que antes. Porque tienes más de costo o de tiempo invertido, o porque estás cobrando menos aún.

O sí vendes a montones. Pero no estás feliz. Trabajas más, por menos dinero. ¿Quién quiere más clientas así?

 Del libro The Paris Wedding

¿Te suena familiar? Bueno, voy a darte una pista. Quizá tu producto/servicio sea perfecto. No necesite nada más. Tiene el precio que corresponde, y no hay que bajarlo más.  Incluso quizá deberías subirlo.

Eres un profesional capacitado para hacer lo que haces. Para eso has estudiado y en eso tienes experiencia. Y seguramente lo hagas maravillosamente bien.

Pero, ¿te haz capacitado para vender? ¿Para mejorar tu forma de comunicarte? ¿Para cerrar un trato? ¿Para hacer una propuesta de negocios? ¿Para hacer una alianza comercial? ¿Para promocionar un producto?

Cuando nosotras somos nuestra propia empresa, nos vemos exigidas a hacer de todo. Desde atender el teléfono a hacer un vestido de novia.

Quizá sea el momento de mirar fuera de tu estudio y darte la oportunidad de capacitarte en otros aspectos. Para que puedas vender más. Ganar más plata con menos clientas. Trabajar menos. Dedicarte a la parte de tu trabajo que te da más placer. ¡Y ser feliz! Tú te lo mereces.

Te espero en mi próximo seminario para que aprendas "Cómo venderle a una novia" (para que las dos sean felices). Si quieres saber más de este seminario: clic aquí

No dejes de leer los testimonios de otras profesionales que han cursado algunos de mis seminarios: clic aquí

El momento de crecer es ahora. No más excusas. No más peros. Toma la decisión ahora.

¡Te espero!

Con cariño,

Carolina Ryan
Directora

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails